TODOS NECESITAMOS LOS HUEVOS. FUNNY GAMES Y LA NARRACION SIN RESPUESTAS

22 06 2006


El maestro Woody Allen sentencia en su mejor película, Annie Hall, que el Amor es como si tu hermano se convierte en una gallina (doloroso e irracional). Te gustaría que volviera a ser humano, pero necesitas los huevos.
Michael Haneke (Nº2 en la lista de CINEASTAS DE PSIQUIÁTRICO), a diferencia del resto del mundo, no los necesita.
FUNNY GAMES, es la historia de un matrimonio que llega a su casa de veraneo y se topa con la inesperada visita de dos chicos que vienen a pedir unos huevos para cocinar. Qué duda cabe, estos chicos resultan ser algo más que unos inocentes gorrones.
Haneke habla en Funny Games de la violencia, del mismo modo que Kubrick la retrataba en La Naranja Mecánica. No hay respuestas. No hay explicaciones posibles. “¿Por qué? ¿Y por qué no?” rezan algunos diálogos de guión. No hay explicación para entender el por qué de la violencia. Y así quiere Haneke que sea. El director fraco-alemán se divierte constantemente con el espectador con un macabro de juego de insinuación-espectación que pretende provocar y enturbiar las conciencias. Lo que pretende el espectador es una explicación de lo que sucede. Y el por qué es precisamente lo de menos. La transparencia en la narración es algo que caracteriza a Haneke. No interrumpe en las acciones y las alarga hasta el infinito, creando una sensación de inestabilidad enorme.
Caché, la última película del realizador, es exactamente la quintaesencia de la transparencia y de la narración sin respuestas. Una película de suspense, pero de un suspense escrupulosamente real.
Tanta insistencia en “lo que ves es lo que hay” hace que el espectador, acostumbrado a que le den esos huevos, se extrañe y se retuerza en la butaca angustiado como los protagonistas de sus filmes.

Anuncios

Acciones

Information

3 responses

22 06 2006
cualquierdia

Es muy divertido en Caché (sí, la película tiene una escena divertida) cuando la mujer le pone al marido el video en el que él sale hablando con el argelino. En la TV los vemos discutir, luego el marido sale de la casa y el argelino se pone a llorar… vemos como sigue llorando, un rato… ya nos imaginamos que Haneke vuelve por sus andadas, cuando de repente le dan al FORWARD y se escucha a la Binoche: “Y así sigue, durante 15 minutos. Llorando, sufriendo.”
Qué jetilla el Haneke, cómo se ríe de si mismo. Desde que vi esa escena es imposible que este señor me caiga mal.

22 06 2006
SR.B

Esa escena el letal….

23 06 2006
Yuri

Vi Funny Games en el cine y aquello parecía un sálvese quien pueda. Cada vez que alguien se levantaba de su asiento y se iba, se oía a Haneke a lo lejos decir “biennnnn, biennnnn”.

Aprovecho la ocasión para agradecer su bonhomía y hacerle saber que soy un curioso -y mudo- asiduo de su blog y, por lo tanto, espero con impaciencia cualquier tipo de reunión etílica o psicotrópica que nos permita mostrarnos como en realidad somos y quemar papeleras y mobiliario urbano diverso.

¿Que no?

Se hacen tartas por encargo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: