A VUELTAS CON LOS ARTISTAS

3 08 2006

A vueltas porque a veces me sacan de quicio. Porque a veces son más talibanes que yo y eso me pone de malas. Sábado por la noche. Hablábamos de David Lynch. Nunca he criticado a Lynch, salvo a alguna de sus películas. Voy a hablarles de mis discusiones sobre Mullholland Drive.
Un conocido mío artista (un pintor excelente) me hablaba el otro día de la decadencia del cine y de cómo es imposible educar a una sociedad para que se interese por la cultura. Y sentenció: El cine es arte y no un producto de masas. Las masas se han hecho con el control y ahora todo es industria y la industria es mierda. Por supuesto puso como ejemplo a Spielberg, todo un clásico ya.

La conversación acabó con Mullholland Drive. Ya no podía más. Poner a caldo a Tiburón y ensalzar MD era realmente lo último que podía escuchar.
Mullholland Drive es una película que adoran algunos asrtistas y realmente la creen ejemplo del cine que se debería hacer. La película de Lynch es una película sólo para Lynch, no nos engañemos. No es ni para los asiduos a las salas de arte y ensayo y menos para el resto. La razón es porque hay un claro fallo en el principio de la comunicación. Hay un fallo en el mensaje. Si el mensaje no se entiende, no hay comunicación. No me vale justificar el desconcierto como mensaje, no en esta película. Si lo admito y lo aplaudo en Caché, pero aquí no. No puedes contar una historia e irte de baretas al final. Porque resulta una tomadura de pelo. Eso es lo que es Mullholland Drive.
Mi amigo el artista por supuesto no había entendido la película de Lynch, pero eso no le importa, es más, le reconforta. El final de Mullholland Drive es un viaje alucinante de imágenes, sonidos y terror que me encanta. Pero no me vale. No me vale, porque viene precedido de una historia de 110 minutos. Si cuentas una historia, respeta los códigos. Si haces una videocreación, respeta las reglas que la rigen. Si experimentas con las dos, hazlo bien, sé coherente y enseña todas las cartas.

Anuncios

Acciones

Information

One response

3 08 2006
Ru8iN

Interesante comentario… Lynch es un innegable excepcional transmisor de sensaciones. Otra cosa es que, de vez en cuando, se tome los guiones… un poquito por alto.

Seguiré este blog más a menudo.

Saludos desde La Belota!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: