CHILDREN OF MEN: EL FUTURO ES PASADO MAÑANA

16 10 2006

No, la última pelicula de “El Poncho” Cuarón, como le llama su amigo del Toro, no tiene nada que ver con ningún culebron español de sobremesa. El título de este post se refiere a que el futuro que describe el mexicano en Children of men podría estar a la vuelta de la esquina, y acojona.


El filme se asienta sobre uno de los pilares que toda gran película de ciencia ficción debe tener: un universo a través del cual el autor muestre su visión del camino hacia el que se dirige nuestra sociedad. La inmigración masiva, el nihilismo generalizado, la cultura del espectáculo, la privatización del patrimonio cultural, la desinformación mediática y muchas realidades que vivimos hoy se desarrollan hasta puntos plausibles en la película de Cuarón. Se dibuja así un trasfondo muy interesante que lejos de interferir con la trama principal la enriquece para disfrute del lector que sepa y quiera leer esos mensajes. Para aquel al que no le interese la sociopolítica, queda un entretenido thriller de acción futurista.

Y además de entretenido, ese thriller está repleto de inolvidables personajes y narrado desde una realización que nos hace sentirnos compañeros de viaje de los protagonistas. La galería de caracteres es rica pero me quedo especialmente con tres: el prota, un Rick Blane postmoderno que se reencuentra con su Ilsa/VIctor Laszlo (todo en uno) y que redime a través de la trama sus fantasmas; el macguffin humano que se llama Kee (fonteticamente llave en inglés), con su sentido del humor impropio del personaje sujeto a más presión de la película; y un hippie ex dibujante político (magnifico Michael Caine) en plan El Roto pero en cachondo.

Visualmente Cuaron opta por planos muy largos cámara en mano entre los que destacan dos planos secuencia a cada cual más complicado de rodar y más placentero de ver (uno de ellos arrancó los aplausos de un puñado de cinéfilos en Sitges cuando finalemnte se produjo el corte al plano siguiente). Durante todo el film la cámara se asemeja mucho a lo que verían nuestro ojos si viviésemos toda la aventura junto a los protagonistas. La experiencia audiovisual se acerca así, en algunos momentos mucho, a la narrativa propia de los videojuegos.

Además de todo esto, la película posee la virtus de huir de los maniqueismos habituales del cine americano y/o progre: la resistencia es tan ávida de poder como el poder, la bondad de los supuestos salvadores es tan incierta como su mera existencia, y todos los personajes son seres humanos con intereses y circunstancias personales que defender más que buenos y malos salidos de un molde.

Hay muchas más razones por las que disfrutar de esta película cuyo cartel español no le hace justicia, pero veanla ustedes y juzgenlas por si solos. Yo solo espero que se convierta en un pelotazo en taquilla, porque es una de esas películas que funcionan en varios niveles de lectura, y en todos lo hace de forma brillante.

Nos hace falta más cine de éste, que andan flojos los grandes estudios ultimamente…

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

18 10 2006
SR.B

Una estupenda crítica Marlowe. Me ha encantado que usaras la palabra “maniqueismo” para dar en las narices al Intenso (que por cierto, en estos momentos está en el pase de prensa de Brick y seguro que no le gusta-como todas las películas que no tienen una narración como la de 21 Gramos-)

24 10 2006
elintenso

Por alusiones. Ya dijimos lo que teníamos que decir de la película… Alea iacta est… By the way, A scanner darkly o cómo 1984 también puede ser dibujada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: