EL MAESTRO DEL FILTRO CULO DE BOTELLA

24 10 2006


In the mood for Doyle es un documental producido por ese privilegio televisivo franco-alemán llamado Arte. (Si de verdad hubiera existido la prometida remodelación de ente público español, deberíamos tener un cruce entre Arte y la BBC, en vez de Mira quien baila)

En este documental seguimos, durante una hora, un año de trabajo del director de fotografía Christopher Doyle. Un personje singular, un occidental asiatizado cuyo mestizaje cultural le ha convertido en un extraño en ambos mundos.
Doyle, responsable de la fotografía de 2046, In the mood for love, Hero o Lady in the Water entre otras, nos revela su filosofía a la hora de diseñar el aspecto visual de las películas en las que trabaja. De todo su discurso se extrae una idea por encima de otras: la decisiva relavancia que da a la localización por encima de muchos otros factores a la hora de fotografiar una secuencia. Todo se supedita a los espacios naturales, a sus texturas, a sus colores y su arquitectura original. Se trata de contar historias de gente que realmente pudo vivir en esos espacios y transmitir al espectador sus vidas tal como pudieron haber sido.
En el cine asiático la mente del cineasta imita la realidad. Éste no transforma la realidad para imitar a su mente. Esto no supone un realismo extremo sino una fidelidad al espíritu de los espacios existentes en la que puede intervenir su poetización.
Todo esto nos lo cuenta Doyle mientras recorremos los lugares en que filmó algunas de su más conocidas películas y nos revela como interpretó esos espacios. Doyle es un tipo singular, extraño, dicharachero, nujeriego y muy aficionado a la bebida, a la que en ocasones llega a responsabilizar de su lucidez.
El último tramo del documental corresponde con su viaje a Estados Unidos para participar en Lady in the Water. Una vez allí, su choque con occidente solo se alivia con su visita al barrio Chino de Nueva York, donde se siente más en casa. La grabación continúa durante el rodaje junto a Shyamalan, mientras Doyle canturrea haciendo eses y el director de origen indú mira a cámara perplejo ante la melopea creativa de su director de fotografía. Momentos de cine impagables.

Se hace brevísimo el documental por su duración y su interés. Podría haber estado escuchando y siguiendo a ese borracho maravilloso durante horas. Ahora, solo espero poder repetir la experiencia si se comercializa de alguna forma, en algun lugar del mundo, este imprescindible documento sobre el auténtico genio de la botella.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: