WES CRAVEN EN WES CRAVEN

5 08 2009

Películas como Ed Wood o Adaptation –ésta en su forma más radical– pertenecen a un subgénero cinematográfico que siempre me ha llamado la atención. El MetaCine. Películas que hablan de las propias películas.

Sin embargo, exceptuando casos concretos como los citados al principio del post, estas películas caen en la trampa de no entablar un pacto de lectura con el espectador medio. El cine que habla de cine necesita de un espectador cuanto menos curioso, y a veces, como en el caso de Adaptation (Spike Jonze), un espectador erudito en la materia. Que entienda que la película no se va al garete en el último acto… Qué coño. Que entienda qué es el último acto.

Como todo, aquí lo que importa es acertar en el público con el que establecer el pacto de lectura. Adaptation tendrá una gran cantidad de defensores en el gremio de guionistas pero sé de buena tinta que cuenta con millones de detractores entre los arquitectos.

No es el caso de Scream (Wes Craven, 1996). Scream es una película de terror que habla de las películas de terror. Y  ese universo, ya convertido en piedra angular de la cultura pop americana, es perfectamente reconocible por el público al que va dirigida.

Teleoperadores sudacas que te hacen esperar.

Teleoperadores sudacas que te hacen esperar.

Scream juega con el género a su antojo, lo renueva y le da una vuelta. Y esto, paradojas de la vida, lo hace copiando, homenajeando, haciendo un guiño o como quieran ustedes llamarlo, al resto de películas de terror teen. Está claro que algo así sólo lo podía hacer alguien como Wes Craven, que en cierto modo es uno de los padres de este género.

En el minuto 5:28 de esta secuencia se entiende todo esto que les cuento. Craven establece el pacto de lectura con el espectador –en este caso el público adolescente o fan del terror– con tan sólo unas líneas de diálogo. El personaje de Randy, un joven aficionado al VHS de terror (otro guiño directo al espectador) explica las reglas de todo slasher teen mientras ven una película. Estas reglas no son más que el resultado de todas las convenciones usadas en el género. En Viernes 13, Prom Night, Halloween, Pesadilla en Elm Street, La Matanza de Texas, etc.

Y no sólo eso. Wes Craven llega al extremo del guiño cuando el mismo Randy (minuto 8:01) hace referencia al plano que va a aparecer en la película que están viendo. Se trata del “clásico plano de tetas” de toda película de terror.  Nunca veremos ese plano de la película, sino que lo que veremos acto seguido por corte estricto en el montaje, es el único (y descafeinado) plano de tetas que tiene Scream. El de su protagonista Sidney Prescott (Neve Campbell).

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

5 08 2009
jaime

minuto 3.12: “-this is life, this isn’t a movie. -…it’s all a movie, one great big movie”

5 08 2009
Mallrats

Que digo yo que algo o mucho de todo lo que cuentas también será gracias a Kevin Williamson, guionista de la película…

Solicito… No… ¡Exijo una reescritura del post!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: