SMELLS LIKE TEEN SPIRIT

13 09 2009

El universo teenager en la pequeña pantalla ha ido desde lo más blanco y puritano hasta el puterío de escaparate. Todas ellas han intentado reflejar un modo de vida, el del adolescente medio de según dónde, y casi todas lo han exagerado hasta el infinito. Para bien o para mal.

Lo que está claro es que se ha producido un cambio radical en la manera de ver a los jóvenes desde los 90, cuando se produjo el boom de las series teen, hasta ahora. Hace una década y media las series retrataban a un grupo de amigos. Todos felices, todos contentos. Con sus amores, sus desamores y sus aventuras más cercanas a un Tom Sawyer de instituto que a otra cosa. Saved by the bell o California Dreams no hacían otra cosa que mandar un mensaje disney a la audiencia, que no dejaba de ser falso y descafeinado. En España sin embargo, a no ser de que se tratara de una serie familiar como Médico de Familia o Los Serrano, la visión era bien diferente. Al Salir de Clase, por ejemplo, era un culebrón que desvarió hasta tramas imposibles de thriller, terror y drama social. Era lo más parecido a lo que se hace estos días.

Qué bien lo pasemos juntos.

Qué bien lo pasemos juntos.

A día de hoy, las series retratan al adolescente de otra manera muy distinta. Casi veinte años después, Zack Morris ha dejado de ser un tipo guay para convertirse en un desquiciado alcohólico adicto al sexo y a las drogas. La problemática del adolescente ya no es “suspender las mates” sino “dejar preñada a la novia de mi mejor amigo”.

Si la visión anterior era demasiado puritana, ésta se va al otro extremo y parece que la audiencia joven de estos días lo apoya. La asume como “más real, más fiel y mejor reflejada”.

La generación Messenger: "Internet nos hizo libres"

La generación Messenger: "Internet nos hizo libres"

Es obvio que ambas visiones son falsas. Y si han funcionado cada una en su momento, es porque son exageraciones de la realidad del adolescente, que sin duda, es mucho más aburrida y tediosa que cualquier serie. El adolescente busca algo para forrar sus carpetas o empapelar su habitación, algo que entienda él y no sus padres.

Existen sin ebargo dos series que huyen del tópico como de la peste y  ofrecen un retrato bastante real del universo teen. Son Freaks and Geeks y Undeclared.

apatow

Ambas de Judd Apatow, padre de películas como Superbad, Knocked Up o la más reciente (y fallida) Funny People. Estas series son comedias agrias que retratan al adolescente medio como un ser que no entiende el mundo que le rodea y que combate las hormonas como puede. Los protagonistas no son guapos, ni triunfadores. Ni listos ni graciosos. Ni siquiera son rebeldes. Son normales.

Tanto Freaks and Geeks como Undeclared fueron aclamadas por la crítica pero sin embargo no duraron más de una temporada cada una. El público no respondió al no posicionarse ninguna en los cánones anteriores.

Y así nos va.

Anuncios

Acciones

Information

One response

13 09 2009
Larry

¿Dónde está esa serie en que 200 chavales del municipio con mayor renta per capita de España asaltan una comisaría de policía?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: